XXIX Jornadas de Extranjería y Protección Internacional

José María Alonso

José María Alonso
Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid

Como Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid y Vicepresidente del Consejo General de la Abogacía Española, os doy la bienvenida por anticipado a las XXIX Jornadas sobre Extranjería y Protección Internacional que los próximos 14 y 15 de noviembre organiza el CGAE y el ICAM en Madrid.

Como anfitrión, tengo el pleno convencimiento de que se convertirán en un intenso foro, muy oportuno en su planteamiento y de altísimo interés, por concitar la voz de expertos y ponentes del máximo relieve que abordarán en profundidad cuestiones, entre otras, vinculadas a los derechos y los deberes de los inmigrantes en España.

Creo que todos deberíamos ponderar, seguramente en mayor grado del que lo hacemos, el trabajo que desarrollan junto a este sector de la población aquellos profesionales, compañeros y compañeras, que les ayudan y asesoran: su testimonio, cualificado y en primera persona, enriquecerá la discusión y permitirá aprender, analizar y aportar ideas, mejoras y proyectos en materia de extranjería.

Las personas que alcanzan nuestro país, por desgracia, con demasiada frecuencia se ven inmersas en situaciones de trata; y en otros casos llegan de escenarios de conflicto, planteando específicamente cuestiones de refugio político o asilo.

Entramos en un área, por tanto, en la que no caben los planteamientos cerrados o poco flexibles sino más bien los ‘estudios de caso’. Y, desde luego, pisamos un terreno muy delicado desde el punto de vista humano.

Alrededor del mundo de la inmigración ha surgido un sector, en la Abogacía, de profesionales super-especializados, y, por mi deber y responsabilidad institucionales, he de decir que trabajando en un espacio tan sensible no nos podemos permitir la existencia de malas prácticas. Al contrario: tenemos que estar a la altura. Con diferencia.

No podemos dejar de actualizar nuestra formación si lo que pretendemos es dar a nuestro cliente lo mejor de nosotros mismos. Porque tratamos con quienes no sólo desconocen a veces la inmensa mayoría de sus derechos sino que, incluso, a duras penas dominan nuestra lengua.

¿Puede existir un reto de dimensiones más grandes y, al tiempo, apasionantes? ¿Estamos dispuestos a encararlo y superarlo con éxito?

Organizan

Patrocinan y Colaboran

 
 
 
 
 

image Este sitio web usa cookies propias y de terceros. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Aceptar